Quaxar

– ¿Cómo evitar caer en SPAM?

Para entrar un poco en calor te hablaremos un poco del spam, sabemos que son conceptos que la mente relaciona sencillamente porque lo hemos escuchado, aunque sea una vez en algún lado, pero pongamos nuestras ideas en la misma sintonía, ¿va?

La definición que ofrece la Oficina de Seguridad del Internauta de spam es: «El spam (en inglés, correo basura) hace referencia a mensajes no solicitados, principalmente de tipo publicitario, y enviados de forma masiva. La forma de envío más utilizada es el correo electrónico, pero también puede presentarse por programas de mensajería instantánea o redes sociales.»

Pero, cuando hablamos de spam, nos referimos también a otro tipo de email: los emails maliciosos o fraudulentos. Estos emails suelen contener timos o estafas que tienen el único objetivo de conseguir información sensible del destinatario, como los datos de acceso de una cuenta bancaria.

  • ¿Por qué los emails acaban en la carpeta de spam?

“Por qué mi email ha sido marcado como spam” es una de las preguntas más comunes en el mundo del mailing. Pero, antes de empezar a pensar qué podemos hacer para evitarlo, tenemos que entender cómo se filtran los emails no deseados.

  • ¿Qué son los filtros de spam y cómo funcionan?

Un email acaba en la carpeta de correos no deseados cuando no consigue superar los filtros antispam creados por los ISP (Internet Service Provider, o proveedores de servicios de Internet) para evaluar la calidad de los emails entrantes. Estos filtros son algoritmos compuestos por una larga (y secreta) lista de factores que permiten clasificar la calidad de cada email y determinar si puede o menos llegar a la bandeja de entrada. Para complicar aún más la situación, cada ISP tiene sus propios criterios y niveles de restricción, por lo que un mismo email puede pasar el filtro antispam y llegar a la bandeja de entrada sin problemas en un caso, y ser considerado como ilegítimo en otro. Además, el hecho de que un correo electrónico llegue a la bandeja de correo no deseado no quiere decir necesariamente que se trate de spam, sino que los proveedores de email (ya sea Gmail, Outlook, Yahoo…), lo han marcado como tal.

  • Consejos para evitar que tus emails entren en la bandeja de spam

Para asegurarte de que tus emails superen con éxito los filtros de spam de los ISP y lleguen sanos y salvos a las bandejas de entrada de tus contactos, hemos recopilado una serie de consejos que te ayudarán a evitar la temida (y con razón) bandeja de correo no deseado.

  1. Usa una dirección de email con dominio propio

Si sigues utilizando una cuenta de correo genérica de Gmail, Hotmail o algún otro proveedor gratuito es muy probable que los ISP marquen tus correos como no deseados. Las cuentas genéricas vienen genial para tu correo personal, pero no para gestionar un negocio. De este modo, transmitirás más confianza y profesionalidad a tus suscriptores y, a la vez, evitarás ser marcados como spam.

  1. Mantén la reputación de tu IP bajo control

¿Conoces la reputación de tu IP? Si no tienes un volumen de envíos grande, seguramente usarás una IP compartida. Si utilizas una IP dedicada debes seguir las mejores prácticas para asegurarte una buena reputación IP y para que los proveedores de email confíen en ti. Por ejemplo, es recomendable utilizar siempre el opt in doble, para asegurarte de que tus nuevos suscriptores están realmente interesados en recibir tus emails, o controlar tus métricas con frecuencia para detectar con tiempo cualquier anomalía. Por suerte, la mayoría de los proveedores de email te permiten hacer un seguimiento de la reputación de tu IP directamente desde tu panel de control, aunque también hay muchas herramientas (como Sender Score, AOL Reputation o Talos Intelligence) que pueden ayudarte a mantener bajo control tu reputación.

  1. Apuesta por las listas de contactos de calidad

No hace falta que volvamos a recordarte que nunca deberás comprar una lista de email, ya no solo porque sea ilegal, sino porque es un ataque a mano armada contra tu entregabilidad. No importa lo útil que sea el contenido de nuestras newsletter: siempre habrá gente que decida darse de baja o que simplemente ya no use ese correo electrónico. De una forma u otra, los emails que les envías se quedan sin abrir y eso afecta negativamente a tu entregabilidad. Sabemos lo que cuesta ampliar una lista de contactos, pero en este caso la calidad es más importante que la cantidad, así que no tengas miedo y elimina las direcciones inactivas de tus listas de correo. Una vez quitados esos contactos, verás como tu tasa de apertura crecerá y también tus probabilidades de llegar a la bandeja de entrada.

  1. Evita los acortadores de URL o el abuso de imágenes

En el mundo del marketing estamos acostumbrados a utilizar acortadores de URL como Bitly o el mismo acortador de Google, sin embargo, hasta las cosas bonitas tienen su lado oscuro. A diferencia de las redes sociales o páginas web, en el emailing las URLs acortadas activan todas las señales de alarmas, ya que suelen ser utilizadas por los spammers para ocultar la verdadera página de destino de un enlace. Algo parecido ocurre con el envío de emails que son simplemente imágenes: esta también es una práctica usada por los spammers para esconder información y que no pueda ser leída por los ISP.

  1. Recupera el interés de tus contactos

En muchos casos, el motivo principal por el que uno acaba en la bandeja de correo no deseado es porque a sus lectores no les terminan de convencer sus contenidos. En algunos casos son buena gente y eliminan tus emails sin abrirlos… Otras veces, son crueles y, encima, te marcan como spam. Las razones para que esto pase pueden ser varias:

  • Tus emails no son relevantes
  • Utilizas un lenguaje demasiado comercial
  • No incluyes enlace para cancelar la suscripción
  • Tu frecuencia de envío no es la correcta

Lo mejor que puedes hacer para prevenir que te marquen como spam es dejar bien visible el enlace para darse de baja, así tus suscriptores evitarán (esperamos) recurrir a esta práctica.

  1. Ten cuidado con las palabras engañosas

En el mundo de los emails hay ciertas palabras que es mejor evitar si no quieres ser confundido por un spammer. En realidad, son palabras normales y corrientes, como “factura”, “urgente”, “lotería”, pero que con frecuencia se usan de forma engañosa, para animar a los usuarios a abrir unos emails que luego no cumplen con lo que prometen. Por ello, suelen ser marcados como spam o reciben muy poca interacción por parte de los contactos, lo que acaba condenándolos a la carpeta de correo no deseado.

Sea como sea, recuerda que el hecho de ser marcado como spam no solo significa que para ese usuario ya no existes (que ya de por si no es nada bonito), sino que puede tener consecuencias bastante graves si es un patrón que se repite a menudo. Si presentas este problema o surgieron muchas dudas, ¡no te preocupes! Quaxar maneja las herramientas perfectas para que no caigas en ello. ¡Contáctanos!

Bye!!!

Fuente: https://es.mailjet.com/blog/news/evitar-emails-marcados-como-spam/