Quaxar

– Bad branding: Errores de marca

Sabemos que construir una reputación de marca no es nada fácil, pero mucho menos lo es si inicias con el pie izquierdo o en el camino cometes un error que deje una huella imposible de borrar en la memoria del consumidor.

Dicen por ahí que no hay publicidad mala, pero si lo piensas bien, claro que la hay, apostamos lo que sea que nadie quiere que reconozcan o asocien a su marca como la peor de todas y de la cual el consumidor huye. Si bien, ser una marca desconocida tampoco es muy alentador, una marca reconocida negativamente o como “mala marca” es el peor de los adjetivos que puede recibir, ya que esto va a traer más efectos negativos que positivos y sobre todo puede conllevar a la ruina de la compañía. Sin público interesado no hay ventas.

Las malas marcas provocan que el consumidor se vuelva evitativo con ellas y sobre todo que le dé preferencia a cualquier otra marca de la competencia antes.

Con la era del Internet, las marcas pueden atraer la atención del público de una manera más rápida que antes, pero deben cuidar de no hacerlo por el motivo equivocado como algo ridiculizado, burlesco, discriminatorio o cualquier otro tipo de adjetivos negativos que se puedan asociar.

Ya hablamos mucho de la importancia que tiene no tener una marca reconocida negativamente, pero ahora veremos cuales pueden ser aquellos errores que conlleven a que tu marca sea vista como una mala marca.

Email marketing “frío”

Nada más aburrido y alarmante para el usuario que una campaña de email realizada de la manera más “fría” y descuidada posible, y no solo nos referimos al diseño (colores, imágenes, tipografía), esto va un poco más allá. Una campaña creada con textos casi robóticos, no personalizados y sobre todo sin nada de empatía es algo que no debe suceder si no quieres terminar marcado como “spam” o en el peor caso ser denunciado por phishing, porque cuando un usuario recibe un email que para él parece sospechoso, intrusivo y sobre todo genérico, no lo va a pensar mucho antes de enviarlo a la papelera.

Olvidar el SEO

Una marca que actualmente no cuenta con un espacio en la Web al cual puedan acceder los interesados desde un buscador, es una marca que posiblemente se está quedando muy por detrás de sus competidores. El público no debería tener problemas en encontrar su website o páginas en las cuales pueda conocer su marca, de haberlas se está enfrentado a un grave peligro, como ya mencionamos.

Además, el website debe contar con un nombre legítimo, confiable y sobre todo que se relacione con la marca, de esta manera se podrá clasificar mejor y el usuario no pensará que se trata de un sitio sospechoso al cual no deberían acceder.

Diseño web deficiente

No solo basta con tener presencia en la Web, sino que también se debe ser consistente y sobre todo con una imagen sólida. Un diseño desafortunado en el sitio provoca una experiencia negativa para el usuario. Además, propicia la desconfianza entre usuario y marca, lo cual lleva a una percepción negativa y a una pérdida de cliente/venta potencial.

Por ello, es importante invertir en el diseño web para poder tener una audiencia amplia, mayor impacto y sobre todo el número de ventas/clientes potenciales aumente.

Falta de coherencia

Una marca que no muestra consistencia en lo que presenta es una marca destinada al caos, ya que le indica al público que no está seguro de lo que es y lo que representa, es decir su grado de comunicación e influencia en el espectador es deficiente. Ello desencadena en una falta de confianza y a su vez en una percepción negativa de la marca.

Por eso, perfeccionando la identidad de marca y creando una guía de estilo sólida y completa es el camino ideal para que esta represente coherencia.

Desconexión con la audiencia

No investigar a la audiencia a la cual se dirige la marca, dificulta el objetivo de tener claro cómo conectarse con ella.

Es importante estudiar y conocer la psicología que hay detrás de una marca para poder comprender la manera en que la formación de conexiones emocionales y las interacciones positivas irán en favor de ganar clientes. Los diseños deben ser inclusivos y accesibles para una mayor atracción a una red amplia de personas.

Ser “falso”

La autenticidad de la marca es un punto importante que esta debería poseer y es lo que la distingue ante otras. Si bien, la autenticidad de una marca puede fingirse y le puede llevar a su éxito, es un gran riesgo hacerlo, ya que siempre estará latente la posibilidad que los clientes se enteren y se rebelen ante esto.

Las marcas que fingen autenticidad o que se suman a campañas solo porque es tendencia, además de estar realizando una acción engañosa, es poco ético y sobre todo insostenible para la propia marca.

Ser genérico

Entre más genérica sea una marca, menos especial le va a parecer a la audiencia, logrando con esto disminuir su probabilidad para captar la atención y conectarse de manera emocional con ellos.

Una marca genérica se identifica por:

  • Depender demasiado de las imágenes de archivo
  • Escatimar en sus elementos básicos de marca, como lo es el logo, al trabajarlo desde un generado automático
  • Marca parecida en apariencia o contenido, a una ya existente
  • Ofrecer un producto/servicio similar a la competencia, y sin ofrecer un elemento diferenciador que pueda superar en calidad
  • Términos ambiguos o poco claros en los copys que se coloquen

Una marca genérica es el reflejo de una marca sin innovación o con una personalidad poco interesante.

Como puedes ver, los errores que se cometan para una marca le estarán impactando de una manera u otra a esta. Por eso, es importante siempre estar atento y hacer todo lo posible por evitarlos. Piensa en lo que te dijimos al principio, la mala publicidad es más perjudicial que no tener en absoluto publicidad.

Esperamos que esta primera parte del artículo te sea de utilidad y te esperamos en el siguiente, en donde conocerás como evitar estos errores. ¡Hasta la próxima! 😉

 

Fuente: 99designs.com.mx/blog